casadelaciudad.org

La ciudad vs la barbarie

Enero 17, 2015 Artículos, La ciudad es casa de todos Comentarios desactivados en La ciudad vs la barbarie

Los antiguos romanos llamaban bárbaros a aquellos pueblos que no usaban el latín como lengua madre. Pese a lo que hoy pudiera significar, en esos tiempos ser bárbaro no implicaba necesariamente ser incivilizado. Muchos de los pueblos que Roma iba anexando al imperio eran ya sociedades bien organizadas, que en ocasiones se resistían y en otras no tanto a la conquista romana.

La aplicación del concepto de barbarie tiene que ver más bien con una serie de levantamientos armados que culminaron con la toma de la ciudad por parte de un ejército bárbaro, que paradójicamente buscaba el reconocimiento como ciudadanos del imperio. Luego de una estrecha convivencia con el mundo latino se consideraban parte del mismo, muestra de esto fue que la ciudad no fue saqueada o destruida, sino preservada por sus captores.

En los tiempos que corren, el sentido de la barbarie ha adquirido un nuevo matiz, donde el límite que marcaba la preservación, la base fundamental de las sociedades, se ve amenazada por el radicalismo, la intolerancia y las verdades absolutas.

El ataque que sufrió el semanario satírico parisino Charlie Hebdo la semana pasada, es un recordatorio, no de la debilidad de la ciudades ante la barbarie como pudiéramos pensar. Se trata más bien de una muestra de cómo nuestras urbes tienen la capacidad, no sólo de resistir la barbarie, sino de contraatacar con medidas que estos personajes intolerantes son incapaces de dominar.

Cuando en el 2001 la ciudad de Nueva York fue atacada y tomadas de golpe más de siete mil vidas, sus atacantes esperaban el caos y la provocación contra la comunidad musulmana. Sorprendentemente, Nueva York contestó como nadie lo hubiera imaginado, sus comunidades se unieron e iniciaron la reconstrucción de un tejido social muy desgastado, incluso antes del cobarde ataque.

Ese fue el punto de arranque del resurgimiento de una gran ciudad, que había quedado estancada en los finales del siglo veinte bajo el velo de la inseguridad y la intolerancia. Hoy día Nueva York es el arquetipo de ave fénix urbano, resurgido de, literalmente, de sus cenizas.

París vivió otro nivel de impacto, pero el mensaje de la barbarie es el mismo, y esperemos que la reacción sea igual. Que de nuevo las comunidades que conviven dentro de la ciudad, se solidaricen unas con otras y se den cuenta que un ataque a la ciudad, es un ataque dirigido a todos los que la habitan y a todos los que se identifican y quieren a esta gran ciudad.

El pasado domingo, la primera reacción fue a la altura del golpe; más de 1.5 millones de parisinos de todas las clases sociales, grupos éticos y religiones salieron a la calle para dar una muestra del poder de la ciudad y su capacidad de enfrentar la barbarie. De forma pacífica y con sus liderazgos por delante, millones de personas tomaron la calle para recordar que París, si algo sabe hacer, es resistir.

Las imágenes de esta ciudad conmueven al máximo, pero las grandes manifestaciones no serán suficientes. Es necesario hacer mucho más y reflexionar la manera en que nuestras sociedades y su diversidad deben contestar en conjunto. De nuevo la reconstrucción del tejido social será indispensable para superar el trauma, y nada será más notable para aquellos que lo infringieron, que darse cuenta que la ciudad se re hace más dinámica y más unida, exactamente lo contrario de lo que pretendían generar.

La intolerancia, el pensamiento individualista y la denostación del bien colectivo, es sin duda la mayor amenaza que puede enfrentar una urbe en nuestro tiempo. Imponer las necesidades y estándares de la minoría a la mayoría por la fuerza, es siempre una amenaza que debemos aprender a enfrentar. Y nada es tan eficiente para lograr este objetivo, que hacerlo de forma directa e inteligente, mediante muestras de unidad y trabajo colectivo en una sola dirección, que debería ser la del bien común.

Hoy París somos todos aquellos que creemos que la ciudad es un espacio de libertades y tolerancia, que nos garantiza el derecho a existir y ser escuchados, a disentir y hasta a criticar. No olvidemos que las garantías que protegen al más débil y al más contradictorio de nuestros conciudadanos, nos dan derecho a todos a existir.

Je suis Charlie

 

@tavomad

 

Compartir

No están permitidos los comentarios.