casadelaciudad.org

Pacificar la ciudad IV

Abril 2, 2014 La ciudad es casa de todos Comentarios desactivados en Pacificar la ciudad IV

Una urbe estridente

Mencionamos al inicio de esta serie el concepto de pacificación del espacio urbano se amplía más allá de los límites la situación vial de alguna ciudad. Tiene que ver como la construcción de un medio ambiente más amable en todos los sentidos, apto para la adecuada convivencia y desarrollo de las personas.

Pero como construir un lugar con estas condiciones cuando resulta imposible escucharnos, cuando los ruidos que dominan en la ciudad, no son los razonables diálogos de las personas, si no alaridos sin sentido que emergen de cada rincón.

Por donde nos encontremos en la ciudad, resulta evidente que el primer sonido que identificaremos será el rugir de los miles de motores que han invadido casi cada lugar en la urbe. Están aquellos que ya no son ni siquiera cuestionables y que estamos tan acostumbrados percibir que simplemente aceptamos, como el camión del gas, con sus melodías megafónicas, o el motor de una pipa de agua que enmudece todo a su paso.

Están los miles de autobuses de trasporte público, muchos de los cuales ya deberían estar fuera de circulación por antigüedad, que suben y bajan cada calle de la ciudad. Esté o no dentro de su ruta, que por cierto se trazan según los intereses del prestador del servicio, por encima del de los usuarios y sin respeto por la ciudad misma.

Aquí también los autos privados hacen presencia y complementan un lamentable concierto que hace nuestra ciudad cada vez menos disfrutable. El sonido de los motores silencia lo mismo avenidas que calles, parques o el zócalo, quedan muy pocos rincones donde escapar de su invasión.

Pero la contaminación acústica de la ciudad no se limita ni por mucho a los motores. Tenemos todo un compendio de emisores de ruido que complementan e concierto cotidiano. Altavoces en negocios establecidos, vendedores callejeros, manifestantes, celebraciones, y hasta rallys, hacen de la ciudad de Oaxaca un lugar cada vez más estridente sin muchos lugares de descanso auditivo.

El cómo esto nos afecta en nuestro estado cotidiano tiene múltiples variaciones, y va desde el estado de ánimo de las personas hasta afectaciones a la economía local.

Sabemos gracias a estudios que tienen que ver con la psicología ambiental que el estar expuestos a fuentes de ruido constantes y sobre todo por encima de un cierto rango, afecta nuestro estado de ánimo a corto y largo plazo. Convirtiéndose en un efecto estresante que termina por modificar nuestro estado de ánimo hacia uno inestable, seguro que muchos hemos sentido esta sensación de desesperación que el ruido de la calle genera.

A nivel económico pese a lo complejo que puedan resultar estas mediciones es evidente que en el caso de los visitantes foráneos al centro de la ciudad su percepción de este lugar muchas veces se limita a una definición específica: ruidoso. Este entre otros factores muy probablemente es responsable de que la estadía de visitantes en nuestra ciudad sea menos de 1.5 días actualmente y que la llegada de visitantes extranjeros haya caído considerablemente según datos oficiales.

De poco servirá la promoción que se hace de la ciudad si los visitantes descubren que la realidad es mucho más escandalosa de lo que el afiche publicitario nos enseña.

Pero sobretodo tenemos que pensar en quienes aquí habitamos y merecemos un mejor ambiente para nosotros y nuestras familias. Un lugar donde no podemos escuchar y discutir nuestras ideas se parece más a una discusión de sordos donde nadie atiende y nadie aprende nada, un abismo de sordos.

Compartir

No están permitidos los comentarios.